Blog for Papers

Sobre cómo comunicamos la investigación en comunicación

Blog for Papers - Sobre cómo comunicamos la investigación en comunicación

¿Cómo y quién evalúa?

La revista Comunicar acaba de poner en marcha una sección específica para evaluadores en su página web.

Es una loable iniciativa para ayudar a los evaluadores en un trabajo clave para la comunicación científica. A menudo se asume que los evaluadores pueden actuar como tales por su condición de pares de otros colegas. Se presupone que todo investigador está capacitado para evaluar. La realidad, no obstante, es que las evaluaciones pueden variar mucho en calidad y detalle, con independencia del foco que cada evaluador privilegie debido a su propia especialización. Por tanto, cualquier iniciativa que ayude en ese sentido es positiva y fortalece los procesos de revisión.

Comunicar Esta nueva sección de Comunicar ofrece diversas indicaciones para los evaluadores (tanto en papel como en vídeo), así como las plantillas de evaluación y el listado de evaluadores. Analizando el documento de indicaciones, destacan los criterios que se tienen en cuenta a la hora de aceptar o rechazar la revisión de un texto: conocimiento y experiencia académica –normalmente se presupone–, disponibilidad temporal –muy agradecida por el autor al no tener que esperar mucho tiempo para recibir la evaluación–, inexistencia de conflictos de interés –una vez me pidieron evaluar un trabajo de alguien de mi propio grupo de investigación– y compromiso de confidencialidad –también habitual–.

También se detallan los aspectos a evaluar y sugiere cómo deben ser los informes. Este extracto me parece muy relevante al respecto: “Los comentarios de los Evaluadores deben ser respetuosos y constructivos, y no debe incluir comentarios ni datos personales. Han de proporcionar información clara y contundente sobre cualquier deficiencia. Deben explicar y apoyar su evaluación para que Editores y Autores sean capaces de entender el razonamiento en el que se apoyan los comentarios. Se debe indicar además si los comentarios manifestados son personales o están fundamentados en criterios de autoridad”.

Aunque el extracto pueda parecer de Perogrullo, mi propia experiencia me demuestra que no siempre lo es. Y más grave aún, algunos editores permiten que comentarios que no son constructivos o que no se basan en criterios bien fundamentados lleguen hasta el autor, laminando en muchos casos la reputación de la revista. Quiero pensar, además, que no vuelven a contar con ese revisor.

A este respecto, es muy recomendable la presentación de Remedios Melero del verano pasado en un workshop de la European Association of Science Editors (EASE).

 

 

En general, la creación de esta sección en Comunicar habla bien de su transparencia. En las revistas extranjeras de comunicación suele ser habitual publicar el listado de revisores aunque no lo es facilitar ni la plantilla de evaluación ni las directrices que se dan a los revisores. En el primer caso, intuyo que para evitar que los autores “jueguen” con el propio sistema e incidan más en aquellos aspectos más valorados. En el segundo caso, seguramente porque son asumidas mayoritariamente y de forma “natural” por el conjunto de la comunidad científica. Ciertamente, no es el caso español; por ello, esta política de transparencia creo que contribuye a fortalecernos como comunidad y a aprender aspectos que en otras latitudes se dan por sabidos. Una manera de recuperar las distancias que todavía nos separan.

A partir del caso de Comunicar, he hecho un rápido repaso por las revistas españolas de comunicación que aparecen en IN-RECS para ver qué política siguen al respecto.

Respecto al listado de revisores, Ámbitos (en la sección inicial de créditos) y Estudios sobre el mensaje periodístico publican su lista de revisores, igual que Revista latina de comunicación social, que lo incluye en su web. Eso sí, es un listado incompleto porque algunos revisores “prefirieron no aparecer en esta relación de agradecimientos”. Una petición que resulta extraña cuando menos.

Respecto a la plantilla de evaluación, la incluyen tanto Revista latina de comunicación social como Comunicación y sociedad. Del resto que yo conozco por haber participado como revisor no difieren demasiado de estos ejemplos.

Finalmente, las directrices para evaluadores no suelen aparecer literalmente como tales, aunque en las normas de la revista se explica, cada vez con mayor detalle, los criterios que se aplican para seleccionar los textos.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.